martes, 25 de enero de 2011

μReseña: La vida, el universo y todo lo demás (Novela)

En el universo existe una raza conocida como los Krikkit (nada que ver con el juego del cricket, bueno o sí), que en su día se trataba de un pueblo apacible y tranquilo cuyo planeta estaba rodeado de una gran nube de polvo. Todo cambió cuando una nave espacial se estrelló en su planeta y utilizaron la ingienería inversa para crear sus propias naves y así ver que había más allá de su planeta.

Una vez vieron el resto del Universo quedaron tan horrorizados y traumatizados que la única solución que vieron como posible fue la destruir ese universo que tan poco les gustaba. Así que lanzaron una flota de naves de guerra para exterminar todas las especies, pero terminaron perdiendo en una sanguinaria guerra y fueron recluídos dentro de un sobre de tiempo retardado hasta que el universo se extinguiera, y así podría llegar el momento en el que estarían solos (como ellos querían). Sin embargo, una nave de guerra Krikkit ha escapado del sobre e intenta buscar la manera de abrilo para el resto de sus congéneres.

En medio de todo el embrollo, y como siempre, se encuentra Arthur Dent, que tras haber vuelto de la Prehistoria gracias a su gran amigo Ford y con la ayuda de Slartibarfast (el arquitecto de mundos) y su nave-restaurante intentarán evitar la liberación de los Krikkit, mientras nuestro autoestopista en bata aprende a volar y conoce a Agrajag... el ser que ha sido asesinado por el mismo Arthur en todas sus reencarnaciones.

Posiblemente, el libro con el que más me he descojonado de la saga, incluso puede que más que con la Guía ya que tiene una cantidad de paridas increíble.

Nada más empezar el libro nos encontramos con uno de los grandes personajes de la saga, Wowbagger el Infinitamente Prolongado. Es uno de los pocos seres inmortales del universo y que encima no lo pidió, por lo que poco a poco todo empezaba a resultar apático para él. ¿Solución? Insultar al Universo, es decir, a cada uno de sus habitantes y por orden alfabético. Da igual que la gente nazca y muera, él sigue a lo suyo.

Luego está Agrajag, el infinitamente muerto a manos de Arthur Dent, incluso cuando se reencarnó en forma de planta en una maceta cayendo en caida libre junto a una ballena al planeta Magrathea.

Tampoco olvidarse de Slartibarfast, que no salía desde la Guía y que ahora se dedica a intentar salvar al universo en una nave con forma de restaurante.

(Ya lo de que aparezca el dios Thor en una fiesta que dura por la eternidad, ya me pareció acojonante).

Y vamos, si quieres saber si en realidad volar es factible para cualquier ser del unvierso o de si el cricket tiene su origen en un inconsciente colectivo inter-especie acerca de los Krikkit, sólo tendrás que leerte este libro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comenta de vez en cuando, que no cuesta nada ;)

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails