domingo, 25 de mayo de 2014

Cuervos

En un mundo... invadido por el moe... donde hasta los titanes tienen cara kawaiiosa... HA LLEGADO ÉL.


Dios, cómo echaba de menos que una editorial apostara por un manga noventero donde la diversión pura y dura lo era todo... GRACIAS ECC (por la licencia en general y por el tomo en particular xD).

En el barrio hay muchos institutos de bachillerato, pero el Instituto para chicos Suzuran es el más especial de todos, ya que sólo hay delincuentes juveniles, odiados por todos, vamos, como los cuervos. Es por eso que todo el mundo lo conoce como Instituto de los Cuervos, y Bouya Harumichi ha llegado para liarla, aunque él no lo quiera.

Harumichi a simple vista es el típico macarra engominado y teñido de rubio, pero con una personalidad pasota e irresponsable que hace que todos les subestimen. Y es un error fatal, ya que es increíblemente fuerte... aunque sólo usa esa fuerza cuando le tocan las narices o para intentar sacar algo a cambio, como que su nuevo amigo (esclavo) le presente a su hermana mayor.

¿Se integrará bien Harumichi entre el resto de cuervos o terminará pegándoles una paliza a todos?


Lo primero que ocurre al abrir el primer tomo es... Ahhhhh... nostalgia. Ese dibujo de los noventa, los macarras con uniforme negro, las caras raras... es como volver a leer Slam Dunk pero sin el baloncesto.

No busquéis un argumento profundo... aquí lo más profundo que vas a ver son los puñetazos en la boca del estómago. Una historia donde impera la ley del más fuerte en un instituto lleno de bandas que están deseando pegarse, sea por liderazgo, por el calor del momento, o porque les han manchado la chaqueta y no les quieren pagar el tinte.

Y no nos podemos olvidar del humor, uno de los puntos vitales del manga, que entre las expresiones de los personajes y las tonterías que hacen nos harán soltar más de una carcajada... eso, y que yo soy muy simple con este tipo de humor tan chorra.

Estamos ante el mejor manga de macarras con diferencia, tanto que Takashi Miike realizó dos largometrajes sobre su spin-off, Crows ZERO. Y es que esta serie tiene 26 tomos, con un final bien cerrado, pero tiene historias alternativas, continuaciones con otros macarras y menciones en otras obras del mismo autor. Es como un compendio del delincuente juvenil japonés.

La edición cumple de sobra, siendo la típica tankoubon con sobrecubierta, cuya periodicidad mensual no se resiente debido a un precio muy competitivo, 6,95€, algo que ya apenas se ve.

En definitiva, un manga de humor y hostias al que deberías darle una oportunidad,

4 comentarios:

  1. Este estilo de "delincuentes buenos/malos" peleando con otras bandas, etc, no deja de sorprenderme gratamente. Làstima que en Argentina no nos llegue tanto de estas series (y sobran otros que son infumables). Me acuerdo de juegos de SNES que me encantaban, todos con pelos jopos, tintura y camperas negras. Habrá que conseguirlo al tankounon...aunque el pasaje a pesos me vaciará el bolsillo.
    ¡¡Gracias por la reseña!!

    ResponderEliminar

Comenta de vez en cuando, que no cuesta nada ;)

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails